4 LECCIONES DE RED BULL PARA CREAR NUEVOS MERCADOS

4 LECCIONES DE RED BULL PARA CREAR NUEVOS MERCADOS

Dietrich Mateschitz se arriesgó a crear un nuevo mercado hace 30 años y hoy tiene un valor neto de 14 mil millones de dólares. Toma una hoja de su historia y atrévete a dar el salto.

Por Redacción TNE

Red Bull

Cuando Steve Jobs dirigía a Apple, se decía que la empresa de la manzana creaba nuevos mercados a partir del lanzamiento de cada uno de sus productos. Así fue como el iPod despertó el interés por los reproductores de música digital y como el iPad es la principal razón por las que la tablet ahora es uno de los gadgets más buscados en la actualidad. Una mentalidad similar fue la que llevó a un emprendedor austriaco a desarrollar una de las marcas más reconocidas a nivel mundial.

De venderse en una gasolinera tailandesa para mantener despiertos a camioneros que transitaban por el área a tener presencia en más de 171 países alrededor del mundo, Red Bull creó toda una oportunidad de negocio que actualmente genera 25 mil millones de dólares al año pero que en 1987, cuando salió a la venta por primera vez, era inexistente. ¿Cómo lo logró?

Le dio alas

Al estar de vacaciones en Tailandia durante 1984, Dietrich Mateschitz encontró la cura perfecta contra el jet lag en la forma de una peculiar bebida de nombre Krating Daeng. En ese momento se propuso encontrar a su creador Chaleo Yoovidhya y cuando lo hizo, ambos acordaron un plan para comercializar el producto a audiencias europeas utilizando los conocimientos de Mateschitz sobre branding y marketing. Sigue sus pasos y busca resultados similares.

Ajústate a los gustos de la gente: si bien Red Bull estaba a punto de crear un nuevo modelo de negocio, de todos modos tenía que escuchar lo que quería el mercado. De esta forma, tomó la receta extra dulce original y la redujo un poco, además de carbonatar la bebida con el fin de que su sabor fuera más reconocible y se adaptara a la nueva audiencia que estaban buscando.

Date a conocer: imagina tener un producto innovador pero no tener idea de cómo hacer que la gente lo reconozca. Esta fue una de las problemáticas que enfrentó la marca del toro al dar sus primeros pasos, para lo que recurrió a regalar botellas en las calles de Fuschl Am See, un pueblo de apenas mil 500 habitantes cercano a Salzburgo, donde Red Bull tiene sus principales oficinas.

Hoy en día, la compañía sigue manteniendo la publicidad como uno de sus factores clave para llegar a nuevas alturas, al destinar el 30% de sus ingresos a estrategias de marketing, muy por encima del 10% que utiliza Coca-Cola, por ejemplo.

Encuentra tu nicho: si la Krating Daeng iba enfocada a la clase trabajadora, Mateschitz decidió colocar su nueva bebida como un producto premium dirigido a deportistas extremos. Al darle un sentido de exclusividad a la marca y un valor agregado a su oferta, se fue creando una serie de consumidores fieles.

Aprovecha los temas del momento: con la llegada de los años 90, llegó un auge a los deportes extremos como el skate y snowboarding, hecho que aprovechó con maestría, colándose en mayor medida al colectivo imaginario de las personas como algo predilecto en los deportes de riesgo. La marca rápidamente comenzó a asociarse como un producto enfocado a un estilo de vida aventurero, activo y emocionante.

Hoy en día, Red Bull es sinónimo de actividad física y es dueño de equipos de fútbol de primera división en países como Estados Unidos, Austria, Alemania y Brasil e incluso tiene la propiedad de dos escuderías de Fórmula Uno (Red Bull Racing y Scuderia Toro Rosso).

Uno de sus más grandes logros, quizás, fue patrocinar a Felix Baumgartner cuando se convirtió en el primer ser humano en romper la barrera del sonido sin apoyo mecánico y al romper el record de salto libre de mayor altura (más de 39 mil metros). Ese evento fue visto en vivo por más de 12 millones de personas.

Decídete a romper el molde y esas barreras invisibles que dicen “eso no va a funcionar”. Si una simple bebida que se vendía como un tónico de energía para trabajadores se convirtió en un gigante mercadológico, nadie sabe en qué puede resultar tu idea a menos que lo intentes. 

Te puede interesar también:

“Tres empresas que empezaron siendo el underdog”

“De la misión a la visión: definiendo el desempeño organizacional”


Redacción TNE

Autor: Redacción TNE

Equipo de redacción de la Revista TNE. Estamos dedicados a generar ideas al mundo de los negocios.

Compartir esta publicación en

Compartir por e-mail