APRENDE A CONSERVAR A TU TALENTO: TU VALOR MÁS PRECIADO

APRENDE A CONSERVAR A TU TALENTO: TU VALOR MÁS PRECIADO

El éxito de cada empresa es proporcional a su talento, por ello saberlo retener satisfactoriamente logrará que se posicionen y crezcan dentro de la misma.

Por Prisciliana Bodegas Cano

talento

La capacidad de las Pymes de conservar al personal valioso se ha convertido en un verdadero reto, muchos jóvenes ingresan por primera vez a éstas buscando generar experiencia, convirtiéndolas en trampolines para encontrar mejores empleos en una empresa de mayor tamaño y renombre.

Contar con talento fresco, novedoso y económico, convierte a los jóvenes en las primeras opciones para organizaciones que buscan mantener sus estándares a flote sin invertir gran capital, sin embargo, representa una barrera para el crecimiento gracias a los costos que conlleva el tener una rotación permanente, que implica la curva de aprendizaje de los nuevos elementos, el desconocimiento del mercado y de los proveedores.

Un estudio mundial señala que México es el 6to país con el índice de movilidad laboral más grande, tan sólo después de India, Malasia, Hong Kong, Brasil y Chile. De acuerdo a esto, los mexicanos cambian de empleo por alguna de las siguientes razones:

1.     Búsqueda de mejores condiciones de trabajo (40%)

2.     Deseos personales de cambio (24%)

3.     Circunstancias de la organización (19%)

4.     Anhelo de un cambio de área en el que se desempeña (18%)

5.     Problemas personales (13%)

6.     Insatisfacción con el empleador (13%)

Cerca de un 70% de las personas que cambian de organización lo hacen directamente por su insatisfacción laboral, generando importantes costos a las empresas en el reclutamiento y capacitación de personal.

Además de esto, las organizaciones tienen que luchar con la “fuga de cerebros” o migración calificada hacia al extranjero, considerando que más de medio millón de profesionistas mexicanos se encuentran en esta situación1.

Se estima que en el 2011, cerca de 400 mil profesionales compatriotas se encontraban residiendo en Estados Unidos, muchos de ellos desempeñándose como ejecutivos de importantes empresas de tecnología2.

Por ello, las Pymes deben generar soluciones innovadoras que compensen las ventajas de pertenecer a grandes consorcios, por ejemplo:

        Dinámica de horarios flexibles: se evita que ingresen en horas habituales para evitar la fatiga de los tiempos de traslados provocados por el tráfico.

        Generar espacios de trabajo más relajados: que el empleado se sienta cómodo de acuerdo a la infraestructura y vestimenta.

        Trabajo desde casa: se establece un trabajo basado en resultados, que de no ser necesario asistir, el empleado pueda hacerlo desde casa conectado a un sistema interno.

        Incrementos salariales de acuerdo a la antigüedad: es importante ofrecer un crecimiento en sus percepciones de acuerdo al tiempo laborado.

        Apoyo y desarrollo mediante educación continua: aunque parece un reto, debido a que los costos que representa capacitar a un número reducido de empleados puede elevar el gasto por persona, se pueden crear sinergias con otras empresas para ofrecer: talleres, diplomados, especializaciones o postgrados de manera conjunta.

        Terciar servicios: contratar personal para cuestiones financieras o de recursos humanos es muchas veces innecesario, se recomienda que las Pymes que no disponen de áreas en estos campos contraten a un despacho especializado para su realización, esto permitirá: 1) no gastar en recursos innecesarios para actividades que no van con la misión de la empresa y 2) la posibilidad de acceder a mayores beneficios para sus empleados.

Las medidas que se tomen para retener al talento que impulsará a una pequeña empresa a crecer, no necesariamente deben beneficiar la economía del empleado, pueden ser dirigidas a mejorar su calidad de vida; esto representará para las Pymes un esfuerzo menor y una mayor percepción de resultados.

También te puede interesar:

“Conquistando nuevo talento para tu empresa”

Referencias:

1Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)

2Banco Mundial


Autor: Mtra. Priscilla Bodegas Cano

Mercadotecnia y Comunicación Workforce.

Compartir esta publicación en

Compartir por e-mail