APRENDE VALIOSAS LECCIONES DE NEGOCIOS DE CLUB DE CUERVOS

APRENDE VALIOSAS LECCIONES DE NEGOCIOS DE CLUB DE CUERVOS

¿Quién es el más adecuado para dirigir al equipo? ¿”Chava” o Isabel Iglesias? Los dos tienen cualidades, pero sus defectos terminan por perjudicar a la organización. Logra una sucesión empresarial exitosa.

Por Redacción TNE

Club de Cuervos

Hoy comienza la tercera temporada de una de las series mexicanas más exitosas del momento, donde la disputa entre dos hermanos por dirigir un club de fútbol estará seguramente al rojo vivo. Nos referimos a Club de Cuervos, protagonizada por Luis Gerardo Méndez y Mariana Treviño.

Al morir su padre, Salvador “Chava” Iglesias e Isabel Iglesias, se enfrentan a una disputa por obtener la dirección de la institución deportiva, cada uno con sus planes y respectivos intereses, sin darse una pausa para ver más allá sobre cómo anteponer las prioridades del negocio sobre las personales.

Con lo anterior, surge el primer problema: ¿cómo manejar la sucesión del negocio en caso de fallecimiento del director fundador? ¿Te los has preguntado? Aunque estés joven, debes contemplar quién podría tomar las riendas de la empresa en caso de presentarse una situación inesperada que obligue a ello. Esto implica evaluar los activos tangibles (el edificio e inmobiliario, por ejemplo) e intangibles (marca, licencias, reputación) y cómo serán manejados. Si a esto se le suman relaciones caracterizadas por fricciones, como ocurre entre los hermanos Iglesias en la serie, el resultado puede ser desastroso.

Entre los factores que afectan una sucesión exitosa se encuentran la falta de interés por los miembros de la familia de continuar con la dirección de la organización o una mala gestión de la misma. A lo mencionado se añade la disyuntiva sobre integrar a un individuo externo.

Con el fin de garantizar la continuidad de la compañía o del “Club de Cuervos”, el primer paso a contemplar por parte del director es: definir y comunicar un plan de sucesión. La razón es sencilla, hay factores de suma importancia que no pueden pasarse por alto y basta con ver a los hermanos Iglesias para darse cuenta de ello: división de poder, autoridad, toma de decisiones, dinero (nada más recuerda como “Chava” Iglesias gastó el dinero en uniformes nuevos), ganancias y sobre todo, la personalidad de cada uno de los integrantes y posibles sucesores.

A lo anterior se le añade la falta de conocimiento sobre cómo opera el negocio, que no representa mayor problema si hay interés de las partes para aprender; sin embargo, es un elemento que juega en contra cuando sólo se pretende obtener ganancias sin pagar el precio para ser un buen CEO.

El primer error que suponemos comete Salvador Iglesias, padre, es el de no hacer partícipes a los integrantes de la familia en la gestión del negocio; de hecho, no deben estar aislados de la administración. Otra equivocación cometida por los directores de la compañía es ceder o vender la empresa a una persona incapaz de asumir el liderazgo de la misma. No está de más que destinen recursos para recibir la asesoría de agencias externas y así garantizar una mejor evaluación de candidatos.

¿Qué puedes hacer para evitar que los cuervos le saquen los ojos a tu organización?

Evita disputas internas que afecten la continuidad de la empresa:

·        Crea un Consejo Familiar: a través de éste se fomenta una comunicación que facilita la transparencia, donde todos los miembros están en el mismo canal sobre lo que ocurre al interior de la empresa. Éste permite mantener buenas relaciones entre ellos y con las personas externas. Asegúrate de generar un entorno imparcial para evitar la creación de facciones que sólo intensifiquen los problemas. En Club de Cuervos hay personajes que están de cada lado de los protagonistas.

·        Define al sucesor: es vital evaluar quién es el candidato ideal para dirigir la empresa. Por ello es importante analizar si la persona cuenta con las habilidades y conocimientos que permitan dar continuidad al plan estratégico de la organización. Este proceso no debe ser influenciado por cuestiones de edad o género. Si bien, tanto “Chava” como Isabel Iglesias presentan sus particularidades, no estaría mal en pensar que la persona indicada para dirigir el club sería la hija, Isabel. ¿Estás de acuerdo?

·        Contrata a un psicólogo: apóyate en un profesional de la salud mental a fin de que contribuya a definir al candidato ideal para tomar la dirección de la compañía. Esto no sólo facilita reconocer las áreas de oportunidad, sino justificar el motivo por el cual sería necesario, si es el caso, de contratar a un ejecutivo externo que aporte su experiencia y ayude a dirigir la empresa, apoyando en las áreas en las que el sucesor no es experto. “Chava”, en un principio, no sabe nada de gestión empresarial; no obstante, a pesar de que Isabel tiene mejores probabilidades para hacerlo bien, su trato con los empleados, con el cuerpo técnico y los jugadores no es el mejor.

·        Sé justo con las retribuciones económicas: si miembros familiares activos de la empresa perciben que los no activos son unos mantenidos o éstos consideran que aquellos son los favoritos o que ganan más de lo adecuado, habrá una fractura en las relaciones. Ante esta situación debe justificarse si los salarios son justos y van de acuerdo a las responsabilidades del puesto, si la vacante fue creada simplemente para darle “chamba” a alguien o esta persona no cuenta con las cualificaciones necesarias para desempeñarse adecuadamente, considera que puede haber personas internas o externas más aptas.

Asume el liderazgo

Si una persona de menor edad o experiencia, asume la dirección de una empresa, no necesariamente significa que las cosas pueden salir mal. Por el contrario, es posible salir adelante si se siguen ciertas pautas.

·        Aprende y apóyate en expertos: aparentar que lo sabes todo sólo te traerá problemas. Nadie que llegue a una posición de liderazgo debe minarse a sí mismo y no creerse capaz de dirigir la organización. Pero esto tampoco significa presentarte como un sabelotodo que además pisotea a los demás. “Chava” Iglesias se caracteriza por esto último. En este punto también es importante destacar que es vital saber delegar, el director no tiene el expertise para todo. Por ejemplo, “Chava” siempre busca definir cuál es la estrategia adecuada que el director técnico y los jugadores deben seguir a la hora de un partido, sin saber absolutamente nada sobre la mecánica del juego.

·        Juega en equipo: no tomes decisiones unilaterales ni mucho menos actúes a espaldas del resto de los miembros, ya que cada uno cuenta con conocimientos determinados que contribuyen a mejorar las decisiones. Si no eres experto en finanzas y en manejo de presupuestos no te avientes al ruedo y gastes porque esto puede llevar al quiebre de la empresa. Sé agradecido con quienes te apoyan y dales el crédito cuando las cosas salen bien y ellos fueron fundamentales para alcanzar el resultado. No seas como “Chava” que siempre busca adjudicarse logros sin siquiera voltear a ver a quienes lo rodean o peor aún, decir una cosa y hacer otra, como cuando le promete a su hermana Isabel que compartirán la dirección del equipo y luego a la hora de dar su discurso frente a la afición dice que él asumirá al reto, hecho que molesta a Isabel.

No pierdas de vista esta serie que, si bien es una comedia entretenida, aporta grandes enseñanzas sobre el liderazgo y la gestión de una organización, sobre todo respecto a aquellos errores que no debes cometer si quieres alcanzar el éxito.

Te puede interesar también:

“¿Cuál personaje de Game of Thrones te define?”

“6 tips de liderazgo de los Patriotas de Nueva Inglaterra”


Redacción TNE

Autor: Redacción TNE

Equipo de redacción de la Revista TNE. Estamos dedicados a generar ideas al mundo de los negocios.

Compartir esta publicación en

Compartir por e-mail