¿CÓMO HACER UN BUEN PITCH?

¿CÓMO HACER UN BUEN PITCH?

Una gran presentación es uno de los primeros obstáculos que un emprendedor debe saltar si quiere llevar su empresa al siguiente nivel.

Por Redacción TNE

pitch

Hay una gran diferencia entre estar preparado para dar a conocer los planes de tu nuevo emprendimiento a que llegue ese momento y no tengas las herramientas suficientes para lograrlo. Los pitches de negocio pueden tener lugar en prácticamente cualquier entorno, desde las famosas “presentaciones de ascensor” hasta meetups con inversionistas, reuniones en una oficina y fiestas.

Por esto, no siempre tendrás a la mano el PowerPoint para ayudarte, el tiempo del que dispondrás a la hora de contar tu historia o vender tu producto es corto, por lo que saber cómo generar un impacto en tan sólo cinco minutos te dará una gran oportunidad de ganar el capital que tanto necesitas, aprende a hacerlo.

¿Qué define a un buen pitch? Debe ser capaz de abrirte las puertas de las oportunidades y así crear relaciones. Tiene que ser breve y claro, recuerda que menos es más, ve al grano. Expresa tu idea de manera sencilla pero memorable. Maneja un lenguaje corporal seguro, éste representa una gran parte de tu mensaje. Finalmente, no olvides mencionar tu valor agregado, ese elemento diferenciador del resto. Para reconocerlo, hazte las siguientes preguntas:

·        ¿Cuáles son las características de mi producto que lo hacen mejor?

·        ¿Cuál es mi sello distintivo o diferenciador del resto?

·        ¿Qué problemas estoy solucionando a mis clientes?

“Tienes cinco minutos”

En tan sólo una fracción de tiempo debes ser capaz de definir todos los componentes de tu proyecto, aprovecha al máximo los minutos disponibles:

1.      Problema: ¿qué buscas resolver y por qué es importante hacerlo?

2.      Solución: lo que estás proponiendo para solventar el ecosistema definido anteriormente.

3.      Demo: una pequeña presentación del producto, ya sea un prototipo funcional o imágenes y video que comprueben su eficacia.

4.      Mercado: ¿de qué tamaño es el pastel y cuánto me quiero servir?

5.      Competencia: describe lo que te separa del resto si vas a entrar a competir a un área ya conocida.

6.      Modelo de negocio: qué vas a ofrecer al mercado, cómo lo vas a hacer, a quién se lo vas a vender y de qué forma vas a generar ingresos.

7.      Equipo: quienes son las personas y las habilidades que has conjuntado en tu unidad de trabajo y porqué te ayudarán a cumplir con los objetivos.

8.      Inversión necesaria: el capital solicitado para continuar levantando tu empresa.

Capta la atención de tu público

Los primeros segundos son de suma importancia, busca enamorar a las personas al principio de tu speech. Inicia con una pregunta detonadora, comenta una historia breve personal, menciona datos impactantes acerca de tu área de negocios o cuenta una pequeña presentación tuya.

Ante todo conoce a tu posible inversionista, crea y construye relaciones con él; aunque no lo creas, es un punto clave. Debes ser empático, estar al tanto del entorno, saber cuál es su trayectoria y lo que hace quien está frente a ti. De esta forma, sabrás de qué “lado llegarle” y cuáles emociones evocar para acercarte al “sí”.

¿Qué es lo que piensa el inversor?

Ponte del lado de la persona que tiene el dinero en el bolsillo y contesta las preguntas que a ti te gustaría conocer: ¿qué va a solucionar tu proyecto?, ¿cuáles son las ventas actuales y las esperadas?, ¿cuál es el precio y costo de producción?

También toma en cuenta que tú eres la imagen de la idea en general y se estarán cuestionando si puedes ser el motor de toda  tu propuesta, ¿podrás contestar las preguntas cuando las hagan? No dejes espacio de duda y prepárate a lograrlo.

Recomendaciones

·        Debes estar listo en todo momento.

·        Ser creativo y entender las oportunidades son el inicio de los negocios.

·        Conecta con las emociones de las personas.

·        Elige al inversionista con el que hagas match.

·        Practica te ayudará a predecir y anticipar.

·        Aprende rápido las nuevas reglas del juego.

El pitch es un momento crítico para cualquier negocio. Un gran discurso puede traer asociaciones valiosas a la mesa que vienen con incentivos financieros aún más valiosos. Una idea la puede tener cualquier persona, pero lo verdaderamente invaluable es saber cómo traducirla en palabras y así emocionar a los demás.

 

Te puede interesar también:

“Mejora tus habilidades para argumentar y debatir”

“9 ideas para vender una idea a tus superiores”


Redacción TNE

Autor: Redacción TNE

Equipo de redacción de la Revista TNE. Estamos dedicados a generar ideas al mundo de los negocios.

Compartir esta publicación en

Compartir por e-mail