¿CÓMO LOGRAR PARA QUE TÚ Y TU JEFE SE ENTIENDAN MEJOR?

¿CÓMO LOGRAR PARA QUE TÚ Y TU JEFE SE ENTIENDAN MEJOR?

No arruines la relación más importante que tienes en el trabajo, aprende a fortalecer los lazos de apoyo con tu superior en vez de romperlos por una mala comunicación.

Por Redacción TNE

Jefe

El ser humano se diferencia del resto de las especies del planeta por poder entablar una conversación, usar palabras, no sólo gestos y sonidos, lo que nos brinda una ventaja ante el resto de los animales al tener la capacidad de entregar y recibir mensajes más complejos y concisos, en teoría.

La realidad es que en muchas ocasiones esto no es así y en vez de aprovechar esta habilidad innata, nos complicamos la vida con frases incompletas o recados ambiguos, lo que genera confusión, recelo y enojos.

Dentro de la oficina, la relación más crítica que tendrás es con tu superior inmediato y estar en malos términos con él o ella lo único que puede traer son problemas, por lo que saber cómo comunicarse entre sí puede marcar la diferencia entre un ambiente de trabajo saludable y exitoso y uno de fracaso y tóxico. Evita los malentendidos con las siguientes recomendaciones.

Forma una relación

Esfuérzate por conocerlo de manera cordial, no sólo porque trabajen juntos, sino porque siempre es importante ofrecer apoyo a otras personas. Pregunta si prefiere reuniones en persona, correo electrónico o llamada telefónica. Haz un esfuerzo por comprender si favorece una descripción detallada de la situación o si desea sólo los puntos clave.

Comunica adecuadamente

No le des la vuelta al tema de la conversación, tu jefe es una persona ocupada y debes respetar eso. En primer lugar, establece el punto de la discusión y procede a partir de ahí. Esto mantendrá la discusión enfocada. Recuerda ir siempre preparado a cada junta.

Si sucedió algo malo, debes ser capaz de notificarlo, se proactivo. Siempre es mejor ser el emisor de malas noticias a que lo averigüe de otra persona, la mejor relación que puedes formar con tu superior es una de suma confianza.

Reconoce las prioridades

El tiempo es uno de los activos más importantes para una empresa, por lo que debes saber detectar la importancia de los momentos. Presta atención a los horarios y evita los momentos cuando esté dentro de un plazo límite, o si está tratando con algo urgente. Si tu mensaje es fundamental para la finalización de un proyecto, se breve. Si buscas hablar sobre tu desarrollo profesional o un aumento salarial, déjalo para otro momento.

Si te encuentras en una empresa de gran tamaño, con varios niveles organizacionales, comprende que si bien cuentas con el derecho de platicar con tus superiores, eso no significa que siempre sea la manera más efectiva de hacerlo. Si tienes dudas, pero no eres el principal punto de contacto con tu jefe, presenta tus inquietudes al supervisor directo quien sabrá cómo abordarlas o en su caso,  llevarlas con la persona pertinente.

Respeta la cadena de mando

Las quejas se solventan hablando directamente, así que sé inteligente y dirígete primero con tu líder inmediato para tratar el tema. Si saltas la autoridad de tu gerente, lo sabrá y la relación ya no será la misma por lo que será un largo camino el volver a construir la confianza.

Además, mostrar una falta de respeto por los canales adecuados sólo animará a los colaboradores que se encuentran bajo tu supervisión a hacer lo mismo. ¿Por qué acudirían a ti cuando tú ignoras fácilmente a tu propio jefe?

Acepta las verdades

Puede que no te guste, pero hay algo de verdad cuando alguien te da retroalimentación para mejorar en tu trabajo, no creas que es de mala fe o para dejarte mal parado, es probable que el líder sólo quiera potenciar tus habilidades. Utiliza los comentarios a fin de idear soluciones y no ofrecer excusas. Convierte la crítica constructiva en algo positivo y úsala con la intención de mejorar tu rendimiento.

Una relación sólida con tu jefe es clave. Si no estás satisfecho, es probable que no estés en la empresa por mucho tiempo. La participación de ambos debe ser recíproca al momento de desarrollo de una relación y si los dos no dan el máximo de sí para conseguirlo, lo único que traerá es una comunicación fragmentada que impedirá que se alcancen los objetivos pactados.

Te puede interesar también:

“Tu área de trabajo dice más que mil palabras”

“Elige sabiamente entre llamar y enviar un correo”


Redacción TNE

Autor: Redacción TNE

Equipo de redacción de la Revista TNE. Estamos dedicados a generar ideas al mundo de los negocios.

Compartir esta publicación en

Compartir por e-mail