EMPODERA A TUS COLABORADORES CON ESTOS CONSEJOS

Logra que cada miembro de la empresa tenga la autonomía suficiente para tomar decisiones y actuar en favor del negocio.

Por Redacción TNE

Tratar de ejercer control sobre todo lo que ocurre en la organización puede ser dificultoso y generarte estrés, además de desgastarte física y emocionalmente. Sin embargo, es importante tener en claro que tus equipos de colaboradores están para atacar los problemas, aprovechando al máximo las habilidades de cada miembro donde cada uno sume a los objetivos, pero también crezca en el plano individual.

La clave para optimizar esfuerzos y lograr mejores resultados está en el empoderar a los equipos de trabajo con el fin de que sean capaces de realizar sus funciones sin la necesidad de que siempre tengas que darles instrucciones precisas sobre lo que tienen que hacer. Esto te traerá un beneficio sin igual: más tiempo para dedicarte a otros proyectos que permitan un mayor crecimiento del negocio. ¿Cuáles son los pasos que debes seguir para brindar mayor autonomía a cada colaborador?

Valora a las personas

Asegúrate de que tus palabras y comportamientos, tanto físicos como verbales reflejen que aprecias a quienes están a tu alrededor, reconociendo sus virtudes y cualidades. Se trata de que los reconozcas como seres humanos, independientemente de las tareas que realizan e incluso si las cosas salen bien o no. No olvides que tratas con individuos que pueden estar pasando por altibajos, pero si te preocupas por ellos, mostrarán un mayor compromiso.

Comparte una visión de liderazgo y objetivos

Reúnete con todos los miembros, hazles ver que, más allá de ser integrantes de una empresa entre cuatros paredes e infraestructura tecnológica y de comunicación, forman parte de un propósito mucho mayor gracias a una misión y visión claramente definidas. Por ello, en la medida de lo posible, involúcralos en la planeación y definición de objetivos a fin de que tengan claro hacia dónde se dirige la organización.

Cuestiona sin dar soluciones

Cuando se presenten problemas o con el objetivo de prevenirlos, según sea el caso, pregúntales a los compañeros cuáles son las posibles soluciones que contribuyan a resolverlos. Lo importante es que ellos usen su creatividad con la intención de encontrar propuestas que incluso a ti no se te hubieran ocurrido. Es importante que ellos se esfuercen por encontrar las mejores alternativas y procura no intervenir a fin de evitar que detecten cuál podría ser la ruta a seguir desde tu perspectiva.

Delega actividades divertidas

Permite que los miembros exploten su potencial y utilicen sus conocimientos para sacar adelante tareas que resulten apasionantes e interesantes, no únicamente las que tú no quieres hacer. Si ellos perciben que les confías labores estimulantes, su compromiso con la organización será mayor. Incluso date la oportunidad de conversar con ellos a fin de encontrar qué puede resultarles más atrayente. Piensa como técnico de un equipo de futbol donde debes colocar a los jugadores en las posiciones que mejor saben desempeñar acorde a sus técnicas y habilidades.

Fomenta el coaching y al aprendizaje continuo

Organiza sesiones de trabajo donde los colaboradores de mayor antigüedad compartan su expertise con los más nuevos. De esta manera cumples con dos funciones, les das a los primeros la confianza de poder aportar conocimiento y ser reconocidos como modelos a seguir, mientras que los segundos se sienten con mayor confianza, por lo que su engagement será mayor.

Cerciórate de ofrecer herramientas y recursos de aprendizaje para que cada uno de los integrantes pueda aprender y ser más productivo en sus funciones. No olvides que tienen ritmos diferentes para asimilar nuevos conocimientos; forzar la situación resulta contraproducente a la hora de buscar mayor productividad.

Si bien puedes apoyar a los equipos con seminarios o webinars, la mejor forma de lograr cambios duraderos es mediante la implementación de un método que forje nuevos hábitos; por ello es mejor ofrecer capacitación continua.

Mantén los canales de comunicación abiertos

Cuando un colaborador se siente estancado y que no hay oportunidades de crecimiento, llega a desmotivarse. Si como líder de la empresa reconoces que es un miembro valioso, hazle ver cuáles son las posibilidades con las que puede crecer dentro de la organización, asumiendo más responsabilidades, pero con su justa recompensa económica. De esta forma, su compromiso se incrementará.

Hacer las cosas bien es una obligación, pero no se puede dejar pasar el aspecto humano. Por ello, reconoce cuando un empleado lo logre, puede ser algo simple como palabras de aliento, un correo electrónico, tarjetas de regalo o una tarde libre; ten por seguro que se mantendrá productivo.

Al mostrar empatía por sus necesidades y objetivos personales, los colaboradores se entregan en cuerpo y alma. Permíteles dedicar tiempo a sus metas y proyectos que les importan, tendrán más enfoque y energía para realizar sus actividades dentro de la empresa. Es importante que logren un balance en sus vidas a fin de que puedan estar al pie del cañón cuando el negocio lo requiera.

Te puede interesar también:

“Motiva a los colaboradores sin ofrecerles un aumento”

“¿Cómo lograr que tú y tu jefe se entiendan mejor?”


Redacción TNE

Autor: Redacción TNE

Equipo de redacción de la Revista TNE. Estamos dedicados a generar ideas al mundo de los negocios.

Compartir esta publicación en

Compartir por e-mail