LADRILLOS ECOLÓGICOS: EN PRO DEL MEDIO AMBIENTE

ladrillos-tne

Por Redacción TNE

El uso de estos materiales sustentables abre una nueva posibilidad para disminuir los índices de contaminación en distintos sectores como el de Construcción.

Con el paso del tiempo la industria había agregado sustancias tóxicas a la fabricación del ladrillo para mejorar sus características. En muchos de los casos al añadir fibras de poliéster que se queman en el horno, una práctica altamente contaminante y perjudicial. Gracias al criterio que la sociedad ha desarrollado se pudo cambiar esa tendencia por un producto más amigable con el entorno: ladrillos sustentables.

Hoy en día es considerado como un elemento innovador dentro de la arquitectura sostenible, que agrupa diversos tipos de materiales con un fin en común: proteger el medio ambiente.

La importancia de la sostenibilidad en las empresas ladrilleras ha comprendido — con el paso de los años— a cómo mejorar los procesos para hacer una diferencia ambiental representativa que dé apertura a una nueva vía hacia el futuro de la preservación de un mejor mundo.

Los ladrillos “verdes” proponen una serie de características que los hace un producto sustituyente al tradicional, en donde su aporte primordial es brindar alternativas responsables y amigables que eviten el desgaste natural de los recursos creando una conciencia en favor de la ecología.

¿Qué son?

Hay que saber reconocer que conforme el tiempo transcurre, existen cada vez más iniciativas que pretenden reinventar e incluso reemplazar los ladrillos tradicionales utilizando materiales sostenibles o que ayuden a compensar la huella de carbono. Se consideran ecológicos aquellos cuya fabricación no genera un impacto ambiental de gran magnitud como el de los convencionales. Esto debido al tipo de materiales empleados en su proceso de fabricación y funcionalidad.

Ante esto, se debe dejar en claro que los ladrillos sustentables brindan la misma o incluso una mayor resistencia. Es decir, dentro de un plan arquitectónico de bioconstrucción ofrecen las mismas cualidades en cuanto a confort y seguridad. Además, su invención se debe principalmente a que los convencionales requieren de mucha energía para su fabricación generando un impacto ambiental significativo.

¿Cuántos tipos materiales existen?

Uno de los más longevos y poco conocidos por el mercado es el de cenizas de carbón. Éste fue fabricado en 1999 por el ingeniero civil Henry Liu portando un doble beneficio sostenible ya que este ladrillo se fabrica al reciclar millones de toneladas de residuos de centrales térmicas de carbón en un tiempo de 10 horas.

Por otra parte, uno de los más conocidos son los hechos de cáñamo y paja; son más recurrentes en la parte central de Europa debido a que cuentan con propiedades muy resistentes pese a su aparente fragilidad. Además son muy buenos aislantes de la temperatura exterior y contribuyen al ahorro en el gasto de energía.

Otro más es el ecoladrillo hecho con plástico usado o cáscaras de cacahuate. Los prototipos cuentan con un buen tamaño para cimientos amplios, poseen una gran resistencia, además son aislantes ligeros y económicos. Tienen la capacidad de producir un ahorro energético posibilitando un reciclaje de residuos para su producción.

¿Qué ventajas generan?

Luego de haber presentado los distintos materiales en los que se pueden segmentar los ladrillos ecológicos, ahora mencionaremos algunas ventajas que pueden brindar. Dejando en claro que todo dependerá del tipo con que se construya:

                   Menor deterioro al medio ambiente, debido a que requieren menos energía para su fabricación.

                   Mejores aislantes de frio y calor al exterior.

                   No se necesita combustible en su fabricación.

                   Son más económicos que los tradicionales.

                   Más ligeros y manejables, logrando agilizar el tiempo de construcción.

                   Mayor durabilidad ya que pueden ser hasta seis veces más resistentes.

                   No requieren de mano de obra especializada.

Finalmente, esta es una vía viable, práctica y económica, que atribuye en su mayoría a preservar los recursos naturales y forestales, reduciendo el impacto en la contaminación del aire para que en un futuro no muy lejano sea una de las prácticas más implementadas en este sector (Construcción o Urbanismo).


Redacción TNE

Autor: Redacción TNE

Equipo de redacción de la Revista TNE. Estamos dedicados a generar ideas al mundo de los negocios.

Compartir esta publicación en

Compartir por e-mail