LIDERAZGO IDEAL

LIDERAZGO IDEAL

Por Armando Valenzuela Gaxiola

¿Existe el liderazgo ideal? Un líder es motivador por excelencia, es un individuo que mueve a personas y empresas a trabajar en conjunto para conseguir los objetivos de una visión.

Hoy en día el liderazgo en las empresas depende de muchos factores; el contar con una cabeza que las guíe hace la diferencia, sobre todo para el crecimiento tanto de la compañía como del desarrollo profesional y personal  del capital humano que en ella trabaja.

Algunas variables importantes con las que debe de contar un líder son: preparación para asumir un reto, que cuente con carácter, ser un ejemplo moral y ético para inspirar a otras personas.

Principios del liderazgo

        Motivación: es la capacidad para entusiasmar hacia la visión de la empresa, que se emocionen con ella y que estén dispuestos a trabajar para alcanzar un objetivo.

        Servicio: la filosofía del líder debe estar orientada a servir a los demás y no que los demás le sirvan a él, es responsable de ayudar a las personas para que logren sus objetivos.

        Desarrollo: es hacer que sus subordinados o quienes están a su alrededor crezcan, aunque lo superen. Es necesario contar con un plan de desarrollo que a su vez permita el crecimiento de la organización.

        Carácter: es emocionalmente maduro y no deja llevarse por la pasión. Maneja grupos humanos, desarrolla el temple emocional y no pierde el control ante cualquier situación.

        Ética: es indispensable contar con ella, cuando no la tiene se pierde el liderazgo rápidamente.

Cualidades que distinguen a un líder

Existen aptitudes del líder que no pueden cambiarse con el tiempo; es fundamental ser visionario, así como creativo, innovador y tener la capacidad de aterrizar las ideas para que se vean reflejadas en beneficios para la empresa. Fomenta que sus colaboradores sean transformadores, que propongan, se esfuercen, experimenten, prueben hipótesis, entre otras; ésta es una garantía del desarrollo de cualquier grupo humano. Debe ser un excelente comunicador, capaz de transmitir y vender ideas de una forma efectiva. Por otro lado es necesario que sea flexible para responder a los tiempos actuales en los que se presenta un entorno cada vez más cambiante en el que nada es seguro.

¿Qué hacer en el día a día? 

        Empoderamiento. Dar la posibilidad a sus colaboradores de comprometerse con lo que les corresponde, para asumir responsabilidades, aciertos y errores de las decisiones tomadas.

        Escuchar y preguntar. Con esta acción las personas notan su interés además de que sus opiniones son tomadas en cuenta, y al cuestionarlos se fomenta su preparación y desarrollo.

        Tolerar los errores. Es una situación inherente del ser humano y es el método por el cual se obtiene aprendizaje.

        Reconocimiento. Valorar y reconocer la labor bien hecha fomenta la satisfacción y crecimiento de las personas.

Es muy fácil perder el foco, por lo que mantener a la organización concentrada en lo importante es uno de los mayores retos con los que un líder debe enfrentarse en su día a día.


Autor: Armando Valenzuela Gaxiola

Chief Executive MMREIT Property Administration (MPA).

Compartir esta publicación en

Compartir por e-mail