NO HAY VUELTA ATRÁS: LA INDUSTRIA 4.0 YA ESTÁ AQUÍ

NO HAY VUELTA ATRÁS: LA INDUSTRIA 4.0 YA ESTÁ AQUÍ

La Manufactura 4.0 permitirá contar con una fuerza laboral mejor capacitada, desempeñando puestos más retadores. Más que una amenaza, hay que verla como una oportunidad de desarrollo para el individuo.

Por Redacción TNE

En entrevista, Gerardo García Sigg, CEO de Peach Solutions y Roberto Carlos Gómez (RöC), Chief Marketing Strategist, nos comparten su punto de vista respecto a la Industria 4.0 y cómo las empresas y las personas deben estar preparadas para aceptar el cambio que, manejado correctamente, puede aportar más beneficios a la fuerza laboral.

1.     ¿Cómo se vuelve más efectiva la administración de la manufactura con el Internet de las cosas?

Gerardo: El punto básico es la información y cómo ésta se convierte realmente en el punto central de la manufactura, contribuyendo a ser más eficientes y productivos, mejorando la administración. Estamos transitando de un escenario donde teníamos sistemas descriptivos y analíticos capaces de entender el qué y el porqué, a uno donde el Internet de las cosas, la información y la inteligencia artificial permiten contar con sistemas predictivos y prescriptivos donde ya no sólo se sabe sobre lo ocurrido  sino cómo prevenir incidentes.

Digamos que dentro de una línea de proceso  puede haber una serie de dispositivos conectados midiendo ciertas variables que a su vez procesan datos a través de algoritmos capaces de identificar si va a ocurrir algún evento específico y si es el caso, ejecutar automáticamente una medida correctiva, estabilizando el proceso.

RöC: Las empresas, y sobre todo las mexicanas, tienen una gran oscuridad en sus procesos: está el director y hay una barrera negra que es la planta, donde las máquinas están funcionando y la gente operando, pero él no sabe qué es lo que está sucediendo. La idea es extraer esa información en tiempo real para que, quien toma las decisiones, identifique los focos de alerta, y decida en el momento; yéndonos más hacia adelante, las mismas máquinas podrían autocorregirse.

2.     A nivel mundial, ¿cómo está la adopción del IoT en la manufactura comparado con México?

Gerardo: Nos podemos comparar muy bien con algunos países y muy mal con otros; evidentemente hay unos más avanzados en el tema de Manufactura 4.0. Estados Unidos, Alemania y Japón, son países que están a la vanguardia y donde realmente empieza a haber una automatización completa de procesos. Sin embargo, creo que en México y en Latinoamérica tenemos una gran oportunidad porque los sistemas y la tecnología están allí; considero que somos una región avocada a la manufactura, donde la mano de obra está capacitada. El reto es cambiar un poco la cultura y el miedo respecto a la automatización y el desplazo del ser humano porque, al contrario, éste será más productivo, podrá crecer en capacidades, trabajando de manera más confortable y obteniendo mejores resultados.

RöC: A pesar del rezago que el país tiene respecto a Estados Unidos, las condiciones se están dando. Desde los últimos 20 años la industria mexicana se ha preparado, desde un cambio en la mentalidad hasta en cuestiones de infraestructura a fin de estar lista para la Industria 4.0. Estamos mucho más preparados que otros países latinoamericanos, particularmente el norte de México cuenta ya con buena infraestructura gracias a la cercanía con Estados Unidos que nos representa una gran ventaja.

3.     ¿Cuál es el impacto en las ganancias de las empresas mediante el Smart Manufacuring?

Gerardo: Es evidente que hay grandes ventajas competitivas, no sólo en costos, tema que puede relacionarse con la reducción de mano de obra. Por otro lado, ésta se vuelve más productiva, comienzas a tener menos mermas, el flujo de inventario y los tiempos de entrega se vuelven más eficientes.  Además, los procesos automatizados permiten ampliar horizontes, encontrar nuevas fuentes de ingreso y crear sistemas donde la información se convierte en un activo propio de la empresa.

RöC: Algo que le agrega la Industria 4.0 a la automatización es pasar de procesos a manuales a otros completamente medibles. Por ejemplo, tienes una empresa que fabrica motores, medidos manualmente, posteriormente se registran en un formato, se captura en un Excel y al final se estima que todos cumplen con la norma, sin embargo no sabes qué sucedió en el proceso de medición. Cuando tienes un proceso automatizado, estas mediciones se hacen de forma digital y si la medida no da, la culpa es del producto no del operario, por lo tanto se rechaza.

4.     ¿Qué áreas o procesos son más susceptibles al Internet de las cosas y en dónde se generará más valor?

Gerardo: Cualquier área es apta para integrar el Internet de las cosas y la automatización; por ejemplo, desde Recursos Humanos donde puedes monitorear en tiempo real posiciones de trabajo en una planta de tal manera que sepas exactamente dónde se encuentran los operarios en determinado punto de la línea de producción, cuánto tiempo han estado, cuál es su productividad o en una situación de riesgo, tomar decisiones para ponerlos a salvo. Incluso puedes realizar capacitaciones en menos tiempo mediante la realidad virtual o aumentada sin la necesidad de que el operario use la máquina pero con todas las condiciones que va a vivir en realidad.

En cuanto a los productos, puedes, por ejemplo, colocarles sensores conectados al IoT con el fin recibir información sobre su funcionamiento o para mejorar su diseño.

RöC: Algo importante para agregar es que la empresa, antes de automatizar procesos, debe realizar un análisis riguroso de lo que hace actualmente para determinar si son óptimos, si pueden mejorarse y en qué forma la tecnología puede ayudar. De lo contrario, se corre el riesgo de automatizar un mal proceso el cual llevará a resultados desfavorables.

5.     ¿Qué deben contemplar las empresas en su estrategia de adopción del IoT para la manufactura?

Gerardo: Además de analizar los procedimientos internos como ya se mencionó, es primordial encontrar el valor del proceso y del negocio, porque a final de cuentas la tecnología no deja de ser un medio, el fin sigue siendo empresarial y debe estar claro en dónde la tecnología hace la diferencia para lograr los objetivos del negocio.

RöC: Uno de los puntos críticos, si una empresa quiere ingresar al futuro, a la modernidad, es que primero lo haga en los puntos más críticos, no tratar de hacer un switch y cambiar todo. Por el contrario, deben identificarse esos puntos de dolor. Si por ejemplo, la compañía tiene retrasos en las entregas hay que identificar dónde se encuentran esas demoras. Para ello se hace un mapa de procesos, el cual puede arrojar como resultado que se tiene un mal control de inventarios, entonces es ahí donde debe entrar la tecnología para ayudarte a que siempre tengas productos en stock.

6.     ¿Cómo se transformará la fuerza laboral con el Internet de las cosas? ¿Qué rol jugará?

Gerardo: Un tema fundamental en el desarrollo humano, más allá de la Industria 4.0, es la educación y en el caso de las empresas, la capacitación. A través del conocimiento se agrega valor en diversos sentidos y en diferentes escenarios. Como seres humanos contamos con características que las máquinas no poseen; éstas pueden realizar cálculos sumamente rápidos, pero la creatividad y el sentido de negocios son naturalmente humanos. Con la automatización, las personas pueden comenzar a realizar trabajos que aporten mayor valor. La forma en cómo se educa a los niños en el uso de la tecnología debe cambiar, las universidades deben adecuarse a la nueva era del conocimiento e información.

RöC: Esto de que las máquinas sustituyen a las personas no es nada nuevo y por otro lado es inevitable. Lo que ha ocurrido a lo largo de la historia es que la gente encuentra dónde aplicar su creatividad y sus capacidades, las cuales van más allá de subir y bajar una palanca, de girar o mover un volante; en donde pueda ir una máquina, se colocará una. En Alemania, por ejemplo, los puestos básicos no existen, los trabajadores deben capacitarse, por lo tanto ganan más y el nivel de vida sube por completo en todo el país. Eso es algo que vamos a tener que aprender a superar en México, saber que es inevitable y cuando lo entendamos, finalmente vamos a estar en este medio etéreo primer mundo.

7.     ¿Algo más que deseen agregar sobre el tema?

Gerardo: Estamos entrando en una época fascinante donde se está transformando la economía en el mundo, donde el punto focal de dicho proceso es la información; en los últimos 10 años las principales empresas que han surgido a nivel mundial tienen que ver con los datos. Uber es la principal compañía de transporte sin tener un solo carro como propiedad o Airbnb, destacada empresa de hospedaje y no tiene un solo cuarto construido. La información es activo número uno de éstas organizaciones. La tecnología tiene que ser un medio para que las personas vivan mejor, tengan mayores oportunidades.

RöC: Esto de la evolución tecnológica está cantado, sabemos que viene y podemos disfrutarlo o sufrirlo. Afortunadamente la tecnología está disponible para cualquier persona sin importar el país donde se encuentra. Lo que podemos hacer es subirnos a este tren y avanzar mucho más rápido. No se trata de hacer el cambio de la noche a la mañana, pero sí tener clara la visión de que va a suceder y hay que encontrar la manera de estar ahí porque todos los que estemos arriba del carrito de la Industria 4.0 o México 4.0 vamos a ser mucho más felices, eficientes y productivos.


Redacción TNE

Autor: Redacción TNE

Equipo de redacción de la Revista TNE. Estamos dedicados a generar ideas al mundo de los negocios.

Compartir esta publicación en

Compartir por e-mail