NO TE ENGANCHES, TEN BUENA ACTITUD ANTE LAS CRÍTICAS

NO TE ENGANCHES, TEN BUENA ACTITUD ANTE LAS CRÍTICAS

Tomarse personal un comentario es lo peor que puedes hacer, respira profundamente y abre tu mente a mejorar de acuerdo a la retroalimentación que recibas.

Por Redacción TNE

Crítica constructiva

No es un secreto que a muy pocas personas les parece que les muestren sus fallas y en definitiva a nadie le gusta sentirse inferior ante una figura de autoridad o incluso un amigo cercano. Sin embargo, el hecho es que otros a menudo ven nuestras deficiencias más claramente que nosotros y si te encuentras en la posición de recibir una crítica constructiva, es imperativo tomarla de la mejor manera y actitud posible.

Desafortunadamente, en el calor del momento muchos de nosotros reaccionamos con una actitud defensiva, enojados o, lo que es peor, atacamos a la persona que nos da su opinión. La verdad es que tenemos que aprender a superarlo.

No lo tomes personal, esta clase de comentarios no son un insulto o un ataque hacia tu persona, simplemente son las observaciones de alguien sobre cómo puedes mejorar en cierto aspecto no sólo para beneficio propio, sino también para la empresa. Imagina que atendiste un cliente de mala forma, esto afecta tanto tu desempeño así como la imagen de la compañía.

Es importante responder respetuosamente ante esto. Después de todo, eres lo suficientemente inteligente y astuto como para determinar qué tan válidos son los comentarios y abordarlos de la forma más objetiva posible.

Actúa como un profesional

La forma en que te comportas dice mucho de tu ética de trabajo. Si lo que buscas dentro de la oficina es respeto, actúa de ecuánime ante situaciones negativas.

Si tienes un problema con un compañero o un superior que está afectando tu actitud positiva en la oficina, debes abordar el tema inmediatamente, siempre recordando que hay formas correctas e incorrectas de hacerlo.

Respira profundamente y piensa en lo que estás a punto de hacer antes de tener cualquier tipo de reacción. Otórgate al menos un segundo para reflexionar. Mientras este ínfimo tiempo parece insignificante en la vida real, es suficiente para que tu cerebro procese la situación y detenga una expresión facial arrogante, una respuesta agresiva o un manoteo impulsivo.

Haz todas las preguntas

Antes de “absorber” una crítica constructiva, debes comprender completamente lo que se te ha comentado. Después de escuchar atentamente, tómate un tiempo para preguntar o confirmar lo que entendiste con el fin de evitar cualquier malentendido. Hagan una ida y vuelta de ideas para asegurar que ambas partes recibieron el mismo mensaje.

Busquen ejemplos específicos para ayudarte a entender el problema, reconoce los comentarios en los que estás de acuerdo, averigua si se trata de un problema aislado y busca soluciones concretas para abordar los conflictos.

Recuerda que la única pregunta tonta es la que no se hace. La mayoría de las personas están más que dispuestas a brindar asistencia o responder cuestionamientos para auxiliarte a hacer un mejor trabajo, sólo tienes que dejarte ayudar.

Comprende el verdadero valor

Hazte la pregunta: ¿qué parte de esta crítica me es útil? Filtra las cosas que te otorgan valía de lo que a menudo puede ser una gran cantidad de opinión subjetiva. Aquí es donde te cuestionarás “eso tiene sentido” o “puedo idear un plan para lidiar con eso”.

Escribe los comentarios constructivos en tus propias palabras. Hacer esto te permitirá ver la crítica con otros ojos y observarás cómo te sentiste cuando lo recibiste por primera vez y ahora que tienes la mente más clara, para que sea más probable que actúes en valor de mejorar como individuo.

Que los comentarios no entren en oídos sordos

Acepta la responsabilidad de hacer cambios que ayudarán a mejorar las cosas ya que muchas personas fingirán aceptar las críticas, pero luego no harán los ajustes necesarios.

Una vez definido lo que harás en el futuro, ahora sí puedes cerrar la conversación y seguir adelante. Dicho eso, si se trata de un problema mayor, solicita una reunión de seguimiento para hacer más preguntas y ver tu progreso.

La crítica constructiva suele ser la única forma en que aprendemos sobre nuestras debilidades; en muchas ocasiones no podemos mejorar personal y profesionalmente sin ella. Si actuamos ofendidos o a la defensiva, corremos el riesgo de perder una valiosa introspección. Recuerda que si bien los comentarios no son fáciles de dar, son aún más difíciles de recibir pero nos ayudarán a mejorar como personas al largo plazo.

Te puede interesar también:

“No dejes que el estrés te devore en la oficina”

“Evita hábitos poco profesionales”


Redacción TNE

Autor: Redacción TNE

Equipo de redacción de la Revista TNE. Estamos dedicados a generar ideas al mundo de los negocios.

Compartir esta publicación en

Compartir por e-mail