¿QUÉ TAN SALUDABLE ES TU NEGOCIO?

QUÉ TAN SALUDABLE ES TU NEGOCIO

Por Carlos Treviño Gutiérrez 

Así como en la medicina a un paciente se le miden algunos parámetros críticos para saber su estado de salud, en los negocios se aplica el mismo principio para conocer la situación de la empresa.

Para saber si el paciente está saludable, se miden indicadores de manera espaciada como el peso, niveles de colesterol, glucosa, glóbulos rojos y blancos, etc. Pero si la persona está en cuidados intensivos, se miden otros de manera continua y hasta con alarmas por si rebasa ciertos niveles críticos, como el pulso, presión, ritmo cardiaco, nivel de oxígeno, etc.

En el negocio, si está aparentemente saludable, se miden ciertos parámetros históricos para saber su verdadero estado de salud o desempeño, como los estados financieros, indicadores de rentabilidad y productividad mensual o anual. Es recomendable el uso de gráficas históricas para detectar tendencias y datos expresados en porcentaje o relación.

Ejemplos de indicadores históricos que indican la salud de tu negocio:

1

¿Qué cosas observar en los indicadores históricos?

Hay diferentes aspectos que se deben analizar y observar en las métricas de tu negocio para poder sacar conclusiones y tomar mejores decisiones y acciones. Grafícalos y observa los niveles vs. el presupuesto, tendencias, ciclos de las gráficas, la estabilidad de cada indicador, entre otros factores que te ayuden a conocer la situación real.

Pero si el negocio está en problemas financieros o de flujo, además de su historial, se vuelve de vital importancia el monitoreo en tiempo real (diario y semanal) de otros:

2

¿Qué observar en los indicadores en tiempo real?

En este caso, debemos ser directos, enfocados y asertivos.  El tiempo es vital para diagnosticar las causas y ejecutar las acciones correctivas. 

Lo primero a analizar es cada valor vs. presupuesto. Si no se tiene uno, define un límite crítico para cada indicador y compara el valor actual contra ese margen. También establece un primer nivel de alarma, antes de que se considere grave.

Precisa las acciones que deben tomarse, además de quién y cuándo debe realizarlas al momento en el que un indicador pase el límite de alarma, esto para evitar que el valor llegue al punto máximo, y en el caso de que así sea, hay que también contar con un plan de acción.

Lo segundo es analizar cada valor por departamento y por persona, comparándolo con el presupuesto del área o individuo correspondiente. Toma acciones en donde el valor del indicador sea inaceptable, y enfócate en resolverlo. Deja en paz los indicadores, personas y departamentos que estén en un nivel adecuado.


Carlos Treviño Gutiérrez

Autor: Carlos Treviño Gutiérrez

Coach de Negocios en Action COACH, Primer coach certificado en América Latina.

Compartir esta publicación en

Compartir por e-mail