TOMA EL CAMINO CORRECTO

TOMA EL CAMINO CORRECTO

Aunque se ofrezca un producto o servicio de calidad, si los procesos no son honestos, podrían disminuir las oportunidades de negocio de cualquier empresa.

Por José Benito Flores Juárez y Reyes Cruz Hernández

Negocios

Hablar de Ética de Negocios se ha vuelto algo común en años recientes, luego de los muchos escándalos que se vivieron en todos los sectores de la sociedad y en diversos países.  Como consecuencia, muchas organizaciones implementaron códigos de ética que son guías en donde se presentan a los colaboradores, proveedores y clientes las normas que rigen el proceder de la compañía en el marco de la legalidad y las buenas prácticas.

Un código de ética es entonces una expresión de los valores fundamentales de la empresa y representa el marco de referencia para la toma de decisiones y el desarrollo de actividades.

Decidir éticamente implica realizar las cosas bien, respetando las normas legales y las mejores prácticas en los negocios; obteniendo como resultado, el bien común y los objetivos de la organización, al mismo tiempo que preserva la dignidad e integridad de las personas.

Un líder honesto capacita a su personal en el tema y predica con el ejemplo. Resulta interesante que muchas compañías han tomado este valor como el pilar de sus operaciones; una ilustración son las palabras de Lois R. Chznevert, CEO de United Technologies Corporation, que en el código de la empresa  describe “preferimos perder negocios que enfrentarnos a situaciones donde pongamos en duda nuestro compromiso ético”.

El beneficio de la empresa por encima del propio

Muchas cosas hacen difícil el tomar decisiones honestas, ya que es más fácil anteponer el interés personal (y no los de la compañía) o el realizar prácticas inapropiadas para lograr cierta meta relacionada a la satisfacción propia.

Para ejemplificar lo anterior, supongamos que el vendedor de una importante compañía invita a un potencial comprador de otra organización a visitar las instalaciones de la fábrica, donde se produce el equipo que busca adquirir la empresa del segundo, la cual está ubicada en Francia. El vendedor le sugiere que puede acompañarlo su familia, y que “todos los gastos corren por cuenta de la empresa”.

A todas luces, la oferta representa un soborno que limitará la capacidad del comprador de escoger la mejor propuesta. Si decide aceptarla, seguramente terminará eligiendo una opción que no era la mejor, amén de que quedará comprometido. Posteriormente, realizada la transacción, ¿cómo reclamará el comprador problemas de calidad? y ¿cómo exigirá un servicio eficiente?

Enfrentando actos incorrectos en la empresa

Para tomar decisiones trasparentes y con honestidad hay que comprometerse a las leyes y políticas  existentes. Si un ejecutivo se enfrenta a una decisión que tiene implicaciones de este tipo, siempre es sugerido: 1) informar al jefe inmediato o al ombudsman de la compañía; 2) reaccionar rápidamente, el sigilo no ayuda; y 3) no ocultar datos, pues al final mucha de esta información termina al descubierto.

Un elemento que favorece la toma de decisiones honradas es la existencia de ejecutivos responsables de promover la integridad de negocios para proteger los intereses de la compañía y de sus colaboradores. 

El cargo de estos individuos es referido comúnmente como Gerente de Prácticas de Negocio (BPO-Business Practice Officer) o Gerente de Ética y Cumplimiento (ECO-Ethics and Compliance Officer).

La existencia de un código de ética en las empresas es la base de partida para la creación de un ambiente donde prevalece la integridad.

La ética practicada por una empresa es un factor de decisión de un cliente “AAA” al seleccionar a sus proveedores.

El notable Jack Welch, exdirector de GE, menciona que “tomar decisiones éticas es la llave de entrada a los negocios”. Ciertamente, las maravillosas cualidades que puede tener un ejecutivo se disipan cuando se descubre que procedió inapropiadamente. 

El tomar la elección correcta favorece al negocio como un todo, y al ejecutivo le permite realizar su trabajo con un alto nivel de confianza. Por ello el refrán popular, “la almohada más suave es una conciencia tranquila”.

Te puede interesar también:

“Corrupción empresarial, entre sobornos y fraudes”

“Un plan de negocios a prueba de incertidumbre”


Autor: José Benito Flores Juárez

Director de la Escuela de Ingeniería de la UDEM, maestría en Ingeniería y PhD en Administración, además ha sido parte de consejos en organizaciones no lucrativas.

Compartir esta publicación en

Compartir por e-mail