TOMA TU TIEMPO PARA CONTRATAR AL PERSONAL INDICADO

TOMA TU TIEMPO PARA CONTRATAR AL PERSONAL INDICADO

Mientras más paciente seas con tus procesos de selección de colaboradores, menos cambios y despidos tendrás que hacer a futuro.

Por Redacción TNE

Contratar al personal indicado

Existen muchas ocasiones en las que una empresa se encuentra con una necesidad urgente de contratar a alguien en un puesto clave; ya sea porque han adquirido un nuevo cliente, han abierto una nueva división de negocios o un empleado importante decidió cambiar de aires. En estos momentos es cuando los gerentes de Recursos Humanos se sienten entre la espada y la pared por llenar el espacio vacante lo más pronto posible, por lo que terminan pasando por alto los defectos en los posibles candidatos y terminan firmando a alguien que realmente no llena la silla. Aquí es donde pueden ocurrir los errores de contratación más costosos.

Cada organización es valiosa en su propia medida y todas tienen ideas sobre cuál sería su manera óptima de seguir creciendo y transformándose. Por ello, el primer obstáculo que se debe superar al formar un equipo de trabajo es elegir a las personas indicadas que serán partícipes en dicho proceso y desarrollar la capacidad de confiar en ellas, cediéndoles el poder dentro de las actividades diarias de la empresa.

La capacidad de identificar y cultivar el talento es una habilidad prioritaria dentro de un líder y el primer paso para lograrlo es a través de la generación mutua de confianza.

Si en el futuro no quieres lamentar el dinero y las horas perdidas en una contratación hecha con urgencia, considera lo siguiente y tómate el debido tiempo observando a cada candidato.

Comprende el propósito de tu empresa

Antes de que puedas formar un equipo exitoso, primero debes identificar y comprender los valores centrales que definen a tu organización. Cada negocio tiene su propia cultura interna, la cual es impulsada por los empleados. A medida que la empresa crezca, la cultura debe permear en cada colaborador y ser ejecutada por ellos mismos.

Debido a lo anterior, un postulante con buen juicio, diligencia, pasión, entusiasmo y con la capacidad de resolución creativa de problemas, puede llegar a ser un mejor candidato que alguien con una maestría pero que no tiene la disposición de trabajar en equipo.

Una vez que percibas el tipo de cultura que deseas crear en tu empresa, será mucho más sencillo contratar al personal indicado para que desempeñe funciones clave. Esto es de suma importancia sobre todo en las primeras etapas de una empresa, donde es fundamental que todos estén motivados por sacar el proyecto adelante, sintonizando en conjunto desde el principio.

Involucra a tu equipo

Lo más probable es que el individuo en cuestión vaya a trabajar diariamente con personas específicas, por lo que resultará importante que ellos también conozcan con quien estarán compartiendo la oficina.

Platica con otras personas para confirmar cualquier tipo de percepción que hayas tenido; incluso si te crees el mejor juez de carácter, siempre procura una segunda y tercera opinión.

Una vez que el prospecto haya pasado la primera ronda de entrevistas, invítalo a una segunda pero ahora con el que será su líder inmediato y hazlo interactuar con 10 o 15 colaboradores dentro de la compañía, así tendrás un panorama más amplio de cómo se comporta en el día a día y no sólo cuando está tratando de impresionarte.

Míralos en acción

Asigna tarea si es necesario, con esto no sólo obtendrás una idea de la calidad de trabajo del sujeto, sino que también sabrás qué tan comprometido está con la idea de trabajar en tu empresa. Además, si  le encargas un texto escrito te ayudará a formar una idea clara de cómo piensa y se comunica esa persona.

Permite al candidato establecer la fecha límite para la tarea asignada, así podrás determinar su ética de trabajo y qué tan bien maneja su tiempo: ¿es dedicado y hace las asignaciones con prontitud o inventa excusas para hacerlo más tarde?

Sin perder la paciencia

Aun así, no se trata de hacer que el prospecto se sienta desesperado o incómodo, no dejes pasar más de tres días entre cada etapa. Si no quieres estar viviendo con la preocupación de cubrir emergencias, una estrategia útil es no esperar la necesidad inmediata de buscar llenar un puesto, sino estar atento al mercado laboral por personas afines a tu empresa para contratar sin presión de tiempo.

Conseguir al personal indicado no es cosa de juego o algo que puedas realizar por arte de magia, haz el proceso lo más selectivo posible ya que este es uno de los casos en donde la tortuga fácilmente puede vencer a la liebre.

Te puede interesar también:

“¿Cómo lidiar con imprevistos en la empresa?”

“En la opinión de…medidas que no se pueden tomar a la ligera”


Noticias-TNE

Autor: Noticias TNE

Equipo de Noticias de la Revista TNE. Estamos dedicados a generar ideas al mundo de los negocios.

Compartir esta publicación en

Compartir por e-mail