TU ÁREA DE TRABAJO DICE MÁS QUE MIL PALABRAS

TU ÁREA DE TRABAJO DICE MÁS QUE MIL PALABRAS

Pasas más de 8 horas en tu escritorio, inconscientemente plasmas tu personalidad al adecuarlo a tu estilo. ¡Ponle atención! éste, aunque no lo creas, podría expresar mucho más de ti.

Por Redacción TNE

Área de trabajo

Nuestro escritorio refleja el empeño que ponemos a nuestras actividades, cómo preferimos realizar el trabajo, qué tan abiertos somos a nuevas ideas e incluso qué tan desarrolladas tenemos ciertas habilidades como la creatividad o la capacidad de innovación.

Podrías encontrarte fuera en una junta muy importante dando tu mejor esfuerzo y mostrando un gran desempeño, sin embargo tu área podría estar expresando lo contrario. En nuestro escritorio se plasman hábitos y actos instintivos que muchas veces no se perciben en nosotros mismos, lo cual puede ayudar incluso a describir a los demás nuestra personalidad. ¿Qué dice tu área de trabajo de ti?

Creativos

El escritorio de una persona con amplia creatividad es fácil de identificar, usualmente es desordenado, lo cual no significa que esté sucio. La principal prioridad de alguien con este perfil son las ideas nuevas que constantemente van surgiendo por lo que tienen papeles con pequeñas anotaciones pegadas por todas partes.

Los creativos tienen objetos inusuales y poco comunes para un área de trabajo como juguetes, imágenes de arte muy originales o artefactos coloridos y visualmente atractivos, esto refleja que son abiertos a nuevas ideas o experiencias y no necesariamente quiere decir que son infantiles, lo que muchas veces puede ser percibido por sus compañeros. Usualmente son incomprendidos, sin embargo empresas como Google o Facebook buscan este tipo de personas e incluso los impulsan a decorar como les plazca para potenciar su capacidad para innovar y crear. Famosos creativos con escritorios desordenados: Steve Jobs, Mark Twain y Jon Stewart.

Organizados

Si tu escritorio cuenta con por lo menos un calendario a la vista con fechas importantes marcadas, tienes plumas de diferentes colores en tu cajón o cuentas con agendas de diferentes tamaños y listas de cosas por hacer a determinada hora, definitivamente eres un planificador que le gusta tener todo bajo control, por ende tu escritorio es de los más organizados.

Este tipo de personas tienen en orden no sólo sus ideas, también los objetos que se encuentran a su alrededor. Aunque tengan grandes cargas de trabajo, procuran mantener todo en su lugar y acomodado de una forma estética, lo cual los ayuda a dar una excelente buena imagen a los demás, que se transforma  en que más personas pidan su ayuda o confíen en ellos. Las personas con este perfil probablemente son las que obtienen un ascenso más rápido, pues siempre tienen su trabajo a la hora acordada. Famosos personajes  planificadores con escritorios organizados: Jacqueline Kennedy, Bill Gates y Thomas Edison.

En nuestro escritorio se plasman hábitos y actos instintivos que muchas veces no se perciben en nosotros mismos, lo cual puede ayudar incluso a describir a los demás nuestra personalidad.

Prácticos

Menos es más. En este tipo de escritorios no hay espacio para sentimentalismos, fotografías familiares o frases motivacionales, las personas que mantienen un escritorio con la menor cantidad de objetos encima son prácticas y su prioridad siempre es terminar el trabajo y hacerlo de manera rápida.

Las personas minimalistas con la decoración de su escritorio comúnmente lo son también en otros aspectos de su vida, son algo introvertidos y reservados o al menos eso es lo que aparentan, ya que son silenciosos. Se enfocan totalmente en su trabajo y pareciera que no existieran en la oficina, valoran mucho su privacidad, evitan inmiscuirse en chismes de pasillo, así que usualmente son personas productivas pero no siempre muy creativas, no es precisamente su prioridad innovar. Personajes prácticos con escritorios minimalistas: Virginia Woolf, E.B. White, Jane Austen y Marie Curie.

Pensadores constantes

Este tipo de personas suelen tener siempre grandes ideas, pueden parecerse mucho a los creativos, sin embargo llegan a ser menos productivos y más desordenados, por lo que pueden tardar un poco más en obtener resultados. Su mente simplemente no deja de pensar, está llena de ideas, para crear cosas nuevas, escribir, leer, etc. 

Suelen ser personas introvertidas y algo adictas al trabajo; les cuesta dejar ir cosas, incluso también a nivel personal, por lo que tienen pilas de papeles que consideran que “podrían necesitar”. A diferencia de los creativos no buscan tener en su escritorio juegos o artefactos coloridos, simplemente se enfocan en alcanzar su objetivo y que su trabajo se realice correctamente. Ejemplos de personas con un escritorio poco despejado: Albert Einstein, la escritora A.S. Byatt y Tony Hsieh, fundador de Zappos.   

Revolucionarios

En la nueva era digital existen dos tipos de personas, aquellos que son amantes de la tecnología y la utilizan a su favor para ser más eficientes o quienes no logran acostumbrarse del todo a utilizar su teléfono como agenda o libreta de anotaciones. Esta personalidad es realmente innovadora y se caracteriza por tener una gran cantidad de gadgets encima de su escritorio.

Son individuos que buscan revolucionar su área y la forma en que se hacen las cosas en la oficina, suelen mandar invitaciones por mail a sus demás compañeros de trabajo para organizar la comida mensual, anotan absolutamente todo en su smartphone, el cual por supuesto está enlazado a su tablet y laptop, son muy eficaces al terminar su trabajo, pues utilizan cada herramienta digital a su alcance. Para ellos la conectividad lo es todo, buscan procesos más eficientes de comunicación, organización y planeación. Personajes tecnológicos: Al Gore, Elon Musk y Nikola Tesla.

Fraternales

En cada oficina siempre habrá esa persona que piensa que su familia no precisamente debe quedarse en casa. Se sienten mucho más cómodos con objetos a su alrededor que les haga recordar a sus seres queridos: fotografías, diplomas escolares, dibujos, juguetes, pinturas, decoración, etc.

Además de ciertos objetos familiares, este tipo de personas también suelen tener frases motivacionales que los inspiren emocionalmente en el día a día. Son personas que necesitan motivadores externos diariamente, su lugar no siempre pertenece a un cubículo en una oficina así que buscan rodearse de un ambiente totalmente armonioso, pues definitivamente preferirían estar en otra ciudad, como en la postal de Paris que tienen pegada junto a su monitor.  Pueden ser muy productivos y exitosos en lo que hacen pero no siempre felices, su verdadera felicidad llega cuando regresan a sus casas. Muchas veces su mejor opción para trabajar armoniosamente es hacerlo desde el hogar para lograr combinar sus pasiones. Ejemplos de personas fraternales: Charles Darwin, John Lennon y Woody Allen.

No hay una forma correcta o incorrecta de trabajar, todos tenemos diferentes estilos y procesos de cómo hacerlo. Lo más importante para seguir siendo bueno en el trabajo es apegarte a lo que te hace sentirte más cómodo, ya sea si lo tuyo es pegar frases inspiradoras en tu tablero o si decides recordar a tu perro diariamente con su fotografía. Si logras memorizar mejor las cosas al tener 10 post-its en el monitor o si prefieres usar tu Apple Watch para hacerlo, todo es válido siempre y cuando te siga siendo útil; tu escritorio refleja tu personalidad, asegúrate de que vaya acorde a ella pero que al mismo tiempo colabore en tu productividad.

Te puede interesar también:

“Confidence boosters”

“Convierte el no en algo positivo”


Redacción TNE

Autor: Redacción TNE

Equipo de redacción de la Revista TNE. Estamos dedicados a generar ideas al mundo de los negocios.

Compartir esta publicación en

Compartir por e-mail