VENDE TU IDEA ANTES DE CREARLA

VENDE TU IDEA ANTES DE CREARLA

No te arriesgues a construir algo que a fin de cuentas nadie busca, primero asegúrate de que lo que estás pensando en verdad lo quiere la gente.

Por Redacción TNE

Vende tu idea

Crear una nueva idea es un pensamiento que para muchos puede ser aterrador, pero lo que en definitiva es una de las experiencias más dolorosas como emprendedor es invertir dinero, esfuerzo y tiempo en un producto que, cuando finalmente entra al mercado, es rechazado.

¿Qué pasa si nadie quiere lo que tanto te costó idear? ¿Cómo puedes estar seguro de antemano de que podrás venderlo a suficientes personas una vez que esté disponible?

Aquí es donde entra la idea de que todo buen producto debe saber antes si tendrá un impacto ante el público. Vende tu idea antes de arriesgarte a construir algo, así ahorrarás tiempo y dinero, lo que mitigará las partes más riesgosas de una nueva aventura empresarial.

Soluciona alguna problemática

Si no eres un experto, el vender puede ser increíblemente desconcertante, sobre todo si ese “algo” aún no existe. Sin embargo, el riesgo está en realmente no hacerlo: las posibilidades de que estés creando algo que nadie quiere son grandes y para cuando finalmente el producto esté listo, podrías darte cuenta de ello demasiado tarde.

Paul Graham, reconocido inversor de capital de riesgo, conoce los peligros antes mencionados y efectivamente piensa que: “sería un poco aterrador solucionar los problemas de los usuarios de una manera que no sea automática, pero es mucho menos terrorífico que tener algo automático que no resuelva los problemas de nadie”.

Anticipa tu llegada

Considera algo muy importante a tomar en cuenta: no le estás vendiendo a todos. De hecho, intencionalmente no deberías hacerlo. En su lugar, debes estar consciente de que solo hay que ofrecerle a unos pocos primeros usuarios que ya están buscando lo que estás construyendo.

Toma en cuenta que al anunciar una nueva solución para los problemas de las personas, comenzarás una comunidad establecida lista para recibir tu producto. Es decir, busca que esta espere tu llegada y se entusiasme con el lanzamiento. Una vez que otras compañías comiencen a copiarte, es útil contar con una base de clientes dedicada que sea fiel a tu producto original.

Si lo que estás ofreciendo es algo único, es posible que no quieras dar a conocer todos los detalles al respecto, así que no reveles tus secretos. Este tipo de prácticas sin duda atraerán visitantes que incluso pueden compartir las noticias a través de diferentes medios y hacerlas virales.

Delinea el contorno de tu servicio

Crea una estructura base de las partes esenciales que estás por ofrecer. Primero define dónde encontrarás a tus clientes y cómo les llevará tu producto. En segundo lugar, ubica lo que necesitarás para convencer a la gente de que tu idea vale la pena antes de que siquiera exista. Finalmente, decide cómo planeas lanzarlo, ya sea con un evento en vivo o mediante una página de ventas.

Ahora que tienes estas cuestiones en mente, construye solo las piezas fundamentales, esta parte es difícil porque una vez que llega a tu cabeza una gran idea, la tendencia natural es comenzar a desarrollarla toda.

Pero la realidad es que no necesitas comenzar a crear un plan de recompensas o el video de entrenamiento para tus colaboradores. Las únicas piezas esenciales de un lanzamiento son: el embudo de ventas; es decir, el plan y las herramientas para llevar a la gente a la compra y el pitch o la forma en la que lo darás a conocer.

Ahora que tengas todos los elementos a la mano, recuerda que tu compromiso de entregar un resultado sobresaliente es mucho mayor que otros, ya que las expectativas han quedado altas. Queda en tus manos entregar algo que todos aprecien.

Te puede interesar también:

“Hábitos de un vendedor de alto rendimiento”

“¿Va tu equipo de ventas por el camino correcto?”


Redacción TNE

Autor: Redacción TNE

Equipo de redacción de la Revista TNE. Estamos dedicados a generar ideas al mundo de los negocios.

Compartir esta publicación en

Compartir por e-mail