BIG DATA: ¿TEMA DE NEGOCIOS O DE TI?

BIG-DATA

Por Lorena Gómez Martínez y Ma. Elena Dieck Assad

Las organizaciones son por definición, entidades funcionales que requieren de la intervención y participación de diferentes áreas para poder llevar a cabo todas sus operaciones, mismas que se traducen en la constante generación de información que requiere de resguardo y administración.

Un término sencillo de pronunciar pero difícil de imaginar, es sin lugar a dudas Big Data; tema que ha capturado la atención de una gran cantidad de personas y organizaciones a nivel mundial dadas las facilidades que ofrece para el resguardo y administración de información.

Hoy en día, el flujo y generación de datos en las operaciones de negocio hace más complicado y demandante su manejo. Dichas transacciones tienden a intensificarse por el uso de diferentes canales (físicos, telefónicos, electrónicos, móviles, etc.) y por la continuidad del tiempo, aunada a la información proveniente de la operación interna de las organizaciones y la interacción con su entorno, que se obtiene a través de la navegación vía Internet, de los medios, redes sociales y las fuentes no estructuradas.

¿Qué hacer con tanta información?

Los avances en la tecnología han facilitado la recolección a través de millones de sensores que generan petabytes. La captura, proceso, almacenamiento y distribución, han traído como consecuencia  la generación del concepto: Big Data; el cual implica un gran volumen de datos variados a una velocidad cada vez mayor. 

Se dice que Big Data tiene la característica de las 4 V’s que corresponde a velocidad, volumen, variedad y veracidad. El análisis de grandes y variadas cantidades de información generada a gran velocidad es una tarea muy complicada, pero es aún más complejo el asegurar que los datos sean correctos y confiables. Para analizar esto se requieren tecnologías que permitan el procesamiento en tiempo real y modelos predictivos que apoyen la toma de decisiones estratégicas.

¿Tema de negocios o de tecnologías de información?

La administración de Big Data no sólo consiste en capturar, procesar, almacenar y distribuir, sino en generar un real valor a la organización. Para un verdadero aprovechamiento, se requiere la generación de información y conocimiento estratégico que apoye la toma de decisiones. Sin embargo, existen aún algunos obstáculos que impiden la completa adopción e implementación de dicha herramienta al interior de las empresas.

Primeramente se citan problemas relacionados con los datos mismos. Estos provienen de infinidad de fuentes, algunas con errores y/o diferentes formatos, otras veces desintegrados o a un nivel de detalle básico, limitando la posibilidad de un análisis profundo u orientado a las necesidades del negocio. El reto es superar toda esta dificultad y hacer que reciban un tratamiento y acondicionamiento con el objetivo de lograr el análisis necesario.

En segundo lugar, se tiene la problemática relacionada con el flujo entre las diferentes entidades involucradas. Se descubre una falta de compatibilidad entre los sistemas o la tecnología a través de la cual se distribuyen los resultados del análisis, o bien, se enfrentan diferentes conflictos para compartir entre organizaciones, departamentos o empleados. Para lograr evadir estos incidentes, se tiene el reto de crear una cultura para proporcionar datos con el objetivo de generar valor organizacional e inter-organizacional. Esto se logra con capacitación y explicación del cómo todos pueden ganar.

En tercer lugar, se tiene la falta de atención e importancia por parte de empleados, administradores e inclusive directivos, quienes no tienen conocimiento de esta información, o bien, no se imaginan el inmenso valor de ésta, dado que no saben a ciencia cierta de cómo y para qué pudiera ser utilizada. El reto para contrarrestar estos problemas es el desarrollo de una mentalidad analítica que apoye su uso en un amplio rango de actividades y acciones, logrando que la misma sea vista como un activo, trabajando en cada persona para que obtenga entendimiento y sentido de orientación.

Los anteriores retos, se refieren a problemas que normalmente ocurren antes de la producción final del análisis. Sin embargo, en la producción usando el Big Data se tiene también la siguiente área de oportunidad: la información y/o conocimiento es entregado a las personas adecuadas y debe de tener un significado para ellos, llevándolos a acciones o decisiones atinadas en el momento y lugar oportuno. Esto se complica, pues tomando en cuenta el alto volumen que entraría en el análisis, aunado al medio ambiente dinámico, hace que las necesidades de los tomadores de decisión cambien. Por otro lado, existe una variedad de personas que reciben los diferentes reportes generados, trayendo como consecuencia, la necesidad de crear varias vistas derivado de los diferentes niveles de detalle necesarios.

Para sacar mayor provecho de las herramientas analíticas, es necesario lograr en el personal el papel de constructores, generando reportes y dashboards, logrando su autonomía y flexibilidad en las aplicaciones de este tipo. Esto permitirá que las personas encargadas del área de Tecnologías de Información, se concentren en la colección, limpieza, acondicionamiento e integración de diferentes fuentes, obteniendo una arquitectura alineada para la generación de resultados.

Si se analiza cada uno de los retos mencionados en los párrafos anteriores, podemos descubrir que Big Data es un tema de atención tanto para el área de Negocios, que son los usuarios y receptores finales, como para el área de Tecnologías de Información, quienes se encargan de hacer posible la conexión de esto con las necesidades del negocio.

Las organizaciones de hoy, en su deseo de aprovechar las bondades de dicha herramienta, de obtener ventajas competitivas y crear futuro, deben de poner especial atención en la búsqueda y/o desarrollo de talentos que combinen la comprensión detallada de cada una de las áreas con una extremada pasión por la exploración, sin olvidar el ingrediente tecnológico. De esta manera, podrá crear un equipo de trabajo que le permita ser innovador en el análisis de la empresa.


Autor: Ma. Elena Dieck Assad

"Coordinadora de la Concentración de Inteligencia de Negocios por el ITESM. Maestría en Administración y Sistemas de Información. Profesora del ITESM especializada en Inteligencia de Negocios."

Compartir esta publicación en

Compartir por e-mail