INTERNET INDUSTRIAL DE LAS COSAS: REDEFINIENDO LAS ESTRATEGIAS DE NEGOCIO

Por Hugo Gómez

El fenómeno del Internet de las Cosas (IoT) resulta imparable, cada vez queda más confirmado su potencial para generar negocios a través de interconectar objetos de la vida cotidiana.

Según Augusto Hitnze, Director de Accenture Monterrey, “cuando hablamos de un Internet Industrial, se está haciendo referencia a cómo mejorar interna y externamente los diferentes modelos de operación, utilizando herramientas digitales que permitirán a las empresas acelerar el proceso de recibir, analizar y compartir información, creando una interrelación con otras compañías para posteriormente tomar decisiones de distinta índole como: generar nuevos procesos operativos, nuevas formas de trabajo con los consumidores finales, colaboradores, empleados internos, etc”.

De acuerdo al estudio “Winning with the Industrial Internet of Things”1, éste podría contribuir con 14.2 billones de dólares a la producción mundial para el 2030, además de representar una gran fuente de empleos, sin embargo, estas predicciones se encuentran en riesgo debido a que ni las compañías ni los gobiernos toman acciones suficientes para implementar las condiciones necesarias para su adopción.

Según Luiz Ferezin, Director General de Accenture México, “el Internet Industrial de las Cosas está aquí hoy, ayudando a mejorar la productividad y a reducir los costos, no obstante, su potencial económico completo se logrará únicamente si las compañías van más allá de usar la tecnología digital para obtener ganancias de eficiencia. Esto significa cambiar radicalmente la forma de hacer negocios; trabajar con la competencia, formar alianzas con otras industrias, rediseñar las estructuras organizacionales e invertir en nuevas habilidades y talento”.

Beneficios e impacto en la fuerza laboral del futuro

Con esta evolución en la manera de llevar a cabo los negocios, se habla de la creación de una conexión en un ecosistema de “nosotros”, debido a que ya no se hablará de una sola compañía, sino de un conjunto de éstas, las cuales compartirán información que permitirá crear nuevas oportunidades convirtiéndolo en un proceso completamente nuevo.

Las tecnologías digitales tendrán un impacto positivo en la fuerza de trabajo del futuro, aumentando las habilidades existentes y permitiendo a los empleados realizar actividades más sofisticadas.2

Se estima que para el 2020, más de 50 mil millones de dispositivos estarán conectados a Internet y el número de socios y proveedores con los que las compañías tendrán que interactuar, seguirán creciendo.

“Se acabará el perfil de empleado que estaba acostumbrado a trabajar en una área y de una forma específica, en cambio se creará una nueva generación de empleos, conocimiento y habilidades que el IoT ayudará a automatizar, de forma que esas personas que realizaban un tipo de tarea repetitiva,  ahora podrán desempeñar actividades de análisis de información con la finalidad de buscar nuevas oportunidades de negocio” comentó Hitnze.

Un ejemplo de esta tecnología, actualmente es aplicada en algunas ciudades de Estados Unidos donde mediante la conexión de distintos dispositivos, los lugares de estacionamientos públicos te indican la existencia y ubicación de un espacio libre, con lo cual agilizaron el proceso de búsqueda y generaron una reducción de costos de un 2% y un aumento de un 11% en la rentabilidad de éstos.

Otro ejemplo claro que permite generar valor a los clientes es el de la compañía de teatro Teatreneu, en Barcelona, la cual utiliza tecnología de reconocimiento facial para registrar el número de veces en que los asistentes se ríen durante la función, cobrándoles de acuerdo a esto.

La implementación de esta tecnología les permitió incrementar un 25% los ingresos de las entradas durante el año pasado.

Además de traer beneficios a la división industrial, el IIoT permitirá al sector público conectar a las ciudades inteligentes con los gobiernos, de manera que se acercarán a sus habitantes. Esta tecnología proveerá infraestructura de soporte que ayudará a resolver una serie de problemas relacionados a temas de sostenibilidad, generación de empleo, mantenimiento urbano y crecimiento económico.

Limitantes en su adaptación

El Internet Industrial de las Cosas tiene la capacidad de impulsar significativamente la productividad y competitividad de las economías, pero las malas condiciones de apoyo y especialmente la falta de conocimiento de la tecnología digital provocarán su lenta adopción.

En México el 62% de los líderes de negocio asegura que entienden el alcance del IIoT, sin embargo 61% de ellos comenta aún no haber invertido en esto. Por su parte el 54% afirma no haberlo hecho debido a ciertas limitantes como lo son la infraestructura y la habilidad o base institucional necesarias para alcanzar el cambio.

“Los negocios deben trabajar con los creadores de políticas para implementar los factores necesarios para su compañía, no sólo para liberar el espíritu innovador y emprendedor, sino para competir con los inversionistas extranjeros que buscan ubicaciones ideales para sus operaciones globales” señaló Luiz Ferezin.

Por otra parte, “las empresas tienen que tener claro cuál va a ser su estrategia de negocio para saber en dónde invertirán, con qué prioridades van a hacerlo y decidir si se van a generar inversiones de infraestructura tecnológica para guardar información o para generarla” afirma Hitnze.

Si hablamos por ejemplo, de una empresa que fabrica autos y que utiliza sistemas digitales internamente, puede invertir en desarrollar e incluir en sus coches cierta tecnología que le generará información de sus consumidores utilizando el IIoT. Esta compañía puede conectar todos estos datos (como qué tipo de rutas utiliza, qué estación de música escucha, patrones de comportamiento al conducir, etc.) con otra empresa que genere otro tipo de servicio para el consumidor como puede ser el seguro del auto, ayudándole a realizar un presupuesto o cita para servicio o mantenimiento al momento que se requiera, entre otros.

En cuanto a la velocidad de implementación, dependerá de distintos factores clave, entre ellos la seguridad, ya que se habla de un proceso en el cual se conectarán varias empresas e industrias con información interna a través del Internet, por lo que se debe asegurar que los sistemas de seguridad sean los correctos.

Existen tres factores que pueden ayudar al aceleramiento de la adopción de esta tecnología:

1.     Re-imaginar los modelos industriales: rediseñar sus organizaciones, sociedades y operaciones.

2.     Capitalizar el valor de los datos: establecer interoperabilidad y estándares de seguridad para reafirmar que se compartan con confianza.

3.     Prepararse para el futuro del trabajo: con un mayor acceso a los datos, los ambientes laborales descentralizados serán necesarios para apoyar el desarrollo de la toma de decisiones a los colaboradores en el frente.

Mejorar la supervisión y el control interno de la compañía, reducir los gastos operativos y optimizar la utilización de sus activos son algunos de los beneficios que traerá consigo la implementación del IIoT, y si bien ésta depende de una importante inversión y cambios dentro de la organización, su adaptación tendrá una gran repercusión en la productividad y mucho más importante, en el desempeño de la empresa, lo cual es clave para la economía de cualquier país o región.

Referencias:

1Accenture

 2Accenture y el Foro Económico Mundial


Autor: Hugo Gómez

Director de Outsourcing, Aplicaciones e Infraestructura de Accenture México.

Compartir esta publicación en

Compartir por e-mail