NO DEJES QUE EL ESTRÉS TE DEVORE EN LA OFICINA

NO DEJES QUE EL ESTRÉS TE DEVORE EN LA OFICINA

Evita arrancarte los cabellos, respira profundamente y relájate porque lo único que te traerá la tensión son mayores problemas.

Por Redacción TNE

Te desabotonas el saco, fijas tus ojos en la pantalla, pero simplemente no logras poner tu mente a trabajar; todos hemos experimentado eso antes. El estrés te puede llegar a la oficina de muchas formas, pero no importa en qué momento o situación te pegue, invariablemente repercutirá en tus facultades a la hora de ejecutar tu labor.

Tu área de trabajo es como un segundo hogar, por lo que un entorno desorganizado, aburrido o monótono puede llegar a obstaculizar dramáticamente la productividad. Solamente recuerda que no se trata de cómo se ve nuestro espacio, sino de cómo nos hace sentir: ¿sientes que las paredes se te cierran?, ¿tu rendimiento disminuye?

Las empresas gastan alrededor de 300 mil millones de USD anuales en atención médica y ausentismo laboral derivado del estrés1.

El estar atrapado en tu escritorio esperando una llamada o una reunión que está a punto de comenzar lentamente hace mella en tu actitud, te quita energía, te vuelve más agitado, e incluso llega a causarte síntomas físicos y psicológicos, entre otras cosas. A veces es necesario dar un paso atrás y salir a tomar aire fresco para ayudarte a sobrellevar el día. No dejes que te ganen las ansias.

Acomoda el desorden

Si tu escritorio está lleno de carpetas o proyectos innecesarios que no necesitan nuestra atención inmediata, es más probable que te distraigas fácilmente o que tu mente cree una imagen de urgencia innecesaria. No puedes esperar relajarte con pilas de papeles, recibos y portafolios aleatorios rodeándote. Despeja todo excepto los artículos absolutamente indispensables. Mantén en tu espacio sólo en lo que estés trabajando actualmente.

Toma en cuenta la frecuencia con la que usas elementos específicos y coloca aquellos que usas con frecuencia en un lugar cercano. Agrega el toque personal a tu oficina ya sea con adornos, fotografías familiares o pequeñas plantas.

Ponte cómodo

Planta los pies firmemente en el piso, coloca tu espalda recta en la silla o consíguete una en la que te sientas a gusto; una posición adecuada evitará que te quedes rígido o se tensen los músculos. Tus muñecas deben estar rectas y sobre el teclado, de preferencia consigue un pequeño colchón en el cual descansar tus manos para evitar calambres.

Olvida hacerlo todo al mismo tiempo

Una creencia bastante común es que la gente eficiente sabe manejar múltiples labores simultáneamente. Sin embargo, mientras pretendes terminar un gran proyecto, es más probable que tengas éxito evitando tantas distracciones. Deja de intentar responder a tu correo electrónico, revisar tus recados pendientes y escribir un reporte de forma paralela.

Dedica toda tu energía a una sola actividad, tendrás más atención al detalle y serás capaz de detectar errores y descuidos con mayor frecuencia debido a que tu mente estará despejada.

Si continuamente alternas actividades,  tu cerebro necesitará más tiempo para pasar de un “modo” a otro, ¿sabías que esto causa un 40% de pérdida de productividad?2 Por ello, el multitasking te hace más propenso a los errores y al estrés.

No olvides darte un respiro

Carga contigo un par de audífonos para escuchar música, desde clásica hasta canciones que te hagan tararear la melodía bajo tu aliento, esto es una buena solución para disminuir o distraer las emociones negativas y factores estresantes.

Échate un poco de agua fría en el rostro o en tus muñecas y detrás de los lóbulos de las orejas, estas dos últimas son áreas donde se encuentran arterias principales por lo que te bajará un poco la temperatura del cuerpo.

Recuerda también levantarte cada hora de tu área de trabajo y tomar un descanso de cinco minutos, dar un breve paseo o realizar estiramientos para eliminar la tensión muscular.

Finalmente, intenta, tan sólo por unos segundos, dejar de pensar en lo que necesitas hacer mañana, la próxima semana o incluso en los siguientes 10 minutos. Pon todo tu esfuerzo para visualizar el aquí y ahora. No te conformes con trabajar en un espacio sin vida, imagina el lugar más relajante y agradable en el que podrías estar y conviértelo en realidad.

Referencias:

1Eku Online

2APA

Te puede interesar también:

“¿Cómo ser una persona positiva en el trabajo?”

“Las cuatro filosofías del yoga que debes aplicar en la oficina”


Redacción TNE

Autor: Redacción TNE

Equipo de redacción de la Revista TNE. Estamos dedicados a generar ideas al mundo de los negocios.

Compartir esta publicación en

Compartir por e-mail